La Última y Nos Vamos

La Última y Nos Vamos

Amigas y amigos, esta ocasión no usaré mis manos para expresar lo que siento, lo que aquí suscribo fue escrito con mi alma. Es un honor nostálgico dirigirme ante ustedes por vez última como estudiante de la Escuela Nacional de Cuadros. Es por lo anterior mencionado que quiero pedirles de la manera más humilde que lean con el alma lo que aquí les dejo y llenen con cada una de estas palabras su corazón, como mi corazón estará lleno con el recuerdo de las alegrías y conocimientos que me han regalado cada uno de ustedes.

Hace ya un año, nuestro partido el Revolucionario Institucional nos brindó por medio del Dr. César Camacho y el Dr. Guillermo Deloya una oportunidad que nos cambió la vida a todos. Con convicción e ilusión, fuimos muchos los que aceptamos el reto Icadep; el camino no fue fácil, sin duda fue un gran reto, nos pusieron a prueba y nos pusimos a prueba a nosotros mismos. Ansiosos, ojerosos y cansados, uno a uno fuimos recibiendo ese correo que cambió nuestros corazones palpitantes por corazones galopantes; fuimos aceptados en la Escuela Nacional de Cuadros.

Al CEN llegamos todos unidos por tres colores que comparten nuestra patria y nuestro partido; también unidos por la ganas de cambiar nuestro entorno y de poder hacernos un espacio en la historia de nuestro partido, ahí cerquita de Luis Donaldo Colosio y de don Jesús Reyes Heroles. Llegamos también, con muchas expectativas. Unos tímidos, otros temerosos, otros ansiosos, otros más altivos, soberbios y confiados, pero eso sí, todos ilusionados y con muchas ganas de mover a México.

El tiempo guarda profunda semejanza con el río de Heráclito, pues ningún ser humano puede vivir dos veces el mismo momento, porque ni el ser humano ni el tiempo serán los mismos. Así el tiempo ha hecho efecto en nosotros, seguro estoy que las mujeres y hombres que son hoy, no son los mismos que ingresaron a la Escuela Nacional de Cuadros hace un año. Hoy, altivos y orgullosos, con la frente en alto y la mirada firme, encontramos en el otro, las mismas ganas de saciar el hambre y sed de justicia de nuestro pueblo; las mismas ganas de transformar la forma en que se hace política en nuestros estados y; sobre todo, las mismas ganas de hacer de este país el mejor lugar en el que un ser humano pueda vivir y por el que esté dispuesto a morir.

Así como en la vida, en la política no existen casualidades y, esos esfuerzos aislados de cada uno de nosotros por querer cambiar nuestro mundo, fueron cuidadosamente seleccionados y depositados en un mismo sueño que llamamos ENC, con el fin de pasar de la política experimental a la política profesional y su eventual dignificación. Y así como llegamos a este sueño, hoy nos toca irnos de regreso a nuestros mundos; nos vamos, sí, regresamos, también, pero regresamos juntos, unidos y poderosos.

Quizá a algunos de los que aquí quisimos como hermanos no nos volvamos a ver y, en el afán de no quererme quedar con las palabras atoradas en la garganta, les quiero pedir a ustedes lo mismo que me he pedir a mí de ahora en adelante. Ya no seremos más aprendices de político, seremos políticos profesionales y en el ejercicio de nuestra profesión les imploro que sintamos más de lo que pensemos, que seamos más humanos que políticos, más corteses y bondadosos que inteligentes; clamemos por la unidad, por el respeto de nuestros documentos básicos, por la verdad, la justicia, la paz y el buen gobierno. Nadie se rinda, que uno a uno haremos de este sueño una realidad. Que no se derrame ni una lágrima si está no está destinada a cambiar nuestro México.

La Escuela Nacional de Cuadros no termina al entregar la última tarea, no termina al aplaudir el discurso de clausura del Presidente Enrique Peña Nieto, no termina al recibir nuestra acreditación; la Escuela Nacional de Cuadros comenzará una vez que hayamos salido de aquel magistral auditorio, comienza en el momento en que tanto aprendizaje recibido se convierta en acciones, comienza y florece de la mano de cada una de nuestra carreras políticas. Ayer llegamos ajenos, hoy nos vamos hermanos.

Gracias a la ENC, gracias a los instructores, a los capacitadores, a la directora Dina Bolaños, al Doctor Memo Deloya, a Dunia Ludlow, al Dr. César Camacho, a Ivonne Ortega y a todos los que laboran en, con y para el Icadep; no los menciono a todos porque bien dicen que el que menciona omite. Gracias a todos los estudiantes de la ENC, los que se volvieron mis hermanos, los que son mis aliados, a mis colegas, a mis mentores, asesores y sobre todo, amigos todos. Y por último, gracias a ti Escuela Nacional de Cuadros porque antes decía que era priísta, hoy no sólo lo digo, lo siento.

¡Viva el PRI! ¡Viva México!

 

Manuel Agustín Trujillo Gutiérrez

Colima, Colima

(@TruGMA)

Equipo 7

#1GENC

3 thoughts on “La Última y Nos Vamos

  1. Jazmín Ruiz - octubre 15, 2014 at 1:04 am

    Gracias por compartir tanto que muchos sentimos

    Reply
  2. Genaro Garcia - octubre 15, 2014 at 2:45 am

    Sin lugar a dudas todos tenemos un cumulo de emociones que crean confusiones en nuestros sentimientos, y como bien lo dices, debemos tomar esta última sesión presencial no como un final, sino como el comienzo de una carrera por mover a México.
    Una gran abrazo para ti y para todos nuestros amigos y hermanos de la ENC.

    Reply

Leave a Reply